Educando vergüenzas y rencores

Standard

La voz inspirada del maestro adquiría sonoridad extraña cuando hablaba de sus indios, de la otrora rebelde raza aymara que tuviera en jaque los ejércitos del Inca, y caía en profundos baches al referirse al estado actual del nativo, idiotizado por la civilización y por sus compañeros impuros -sus enemigos acérrimos- los mestizos, que descargan sobre ellos todo el encoro de su existencia entre dos aguas. Hablaba de la necesidad de crear escuelas que orienten al individuo dentro de la sociedad de que forma parte y lo trasforme en un ser útil, de la necesidad de cambiar todo el sistema actual de enseñanza que, en las pocas oportunidades en que educa completamente a un individuo (que lo educa con el criterio del hombre blanco), lo devuelve lleno de vergüenzas y rencores; inútil para servir a sus semejantes indios y con gran desventaja para luchar en una sociedad blanca que le es hostil y que no quiere recibirlo en su seno. El destino de esos infelices es vegetar en algún oscuro puesto de la burocracia y morir con la esperanza de que alguno de sus hijos, por la milagrosa acción de “la gota” conquistadora que ahora llevan en su sangre, consiga llegar a los horizontes que él anheló y que llena hasta el último momento de su vida.(1)

¿Será que nuestro sistema educativo latinoamericano continúa devolviendo individuos llenos de vergüenzas y rencores?







(1) Ernesto Che Guevara. Diarios de Motocicleta, notas de viaje. Ediciones B, S.A 2005,  p.116-117

Advertisements

3 responses »

  1. Muy fuerte. Y pienso en la cantidad de colegios católicos y cristianos que son tan buenos en el arte de llenar de culpas y vergüenzas a la gente.
    He pensado varias veces en la posibilidad de la educación en casa para cuando tenga hijos.
    (Hace poco leí que la educación en casa en Alemania es ilegal).

    Un abrazo.

    • Sí, es cierto, en Alemania es obligatorio ir al colegio. Y además la forma como está estructurado el sistema es super extraña, como que perpetúa las desigualdades sociales, ya que cuando eres sólo un niño deciden si tú vas a ir al colegio intelectual (Hauptschule), o al de oficios (Realschule).
      Yo creo que cuando tenga que educar a mis hijos voy a poner un colegio, eso me encantaría.
      Un colegio donde las artes primen sobre las ciencias exactas y donde las diferencias socio-económicas no se enfaticen.
      Bueno, por ahora esperemos si llegan los hijos.
      Abrazo!

  2. Pingback: Orgullosamente campesina | From the Souterrain

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s