Tag Archives: now

Aprendiendo a escuchar 1

Standard

See English version below

Después de declinar un par de invitaciones culturales de Damaris asistimos finalmente a un concierto de la orquesta sinfónica de Osnabrück. Descubrir que la ciudad en la que vivimos, con menos 150.000 habitantes, cuenta con una orquesta sinfónica propia fue una sorpresa.
Cuando llegamos al auditorio, después de casi 12 horas en la universidad, entre las cuales cuentan tres horas intensivas de clase de contabilidad en alemán, me pregunté por un momento si había sido una buena decisión ir al concierto. Sin embargo cuando se completó nuestro grupo y el público comenzó a ingresar mi cansancio se fue convirtiendo en curiosidad. Los conciertos siempre me generan una sensación particular en el cuerpo, un entusiasmo que no sé bien cómo describir.
No obstante, enseguida nos sentamos en la silla correspondiente mientras esperábamos en silencio que la música tuviera lugar e incluso después de que la música quebrara el silencio con el potente rugido de los instrumentos afinando, mi entusiasmo se desvaneció en una ráfaga de pensamientos. De repente mi mente abandonó el auditorio y la música se convirtió en una voz lejana. Por varios minutos me debatí entre el pasado y el futuro, recordando y prediciendo, añorando y temiendo, analizando y juzgando. En breves lapsos mi mente regresaba al lugar y escuchaba algo de la música, observaba a los intérpretes, me preguntaba si el director sería un tipo amable, pensaba si los músicos serían felices trabajando allí… pensaba.
Entonces pude observarme por un instante y despertar. Pude darme cuenta de que mi hiperactiva mente me estaba robando ese instante, que por andar pensando me estaba perdiendo de la belleza del momento. Ciertamente no había ido a un concierto a pensar sino a escuchar música, así que haciendo uso de mi intención más sincera y venciendo cualquier rastro de vergüenza, cerré los ojos y me dediqué tan sólo a escuchar.
Así, la belleza de la música se desnudó ante mi y en mi rostro se dibujó una sonrisa. Por primera vez mi cuerpo se limitó a recibir las ondas producidas por los instrumentos y mi espíritu se dejó arrullar por los sonidos, a veces dulces, a veces salvajes pero siempre con la inconfundible magia del encuentro de timbres de una orquesta.
Súbitamente el hambre y el sueño desaparecieron por completo y fueron reemplazados por una sensación de plenitud, por un aprecio tal del instante que se confundía con el sentimiento de que no existe en el mundo mejor música y mejor compañía, que no que no existe en el universo mejor manera de vivir que esta, ni mejor momento que ahora.

Learning to listen 1

After declining a few cultural invitations from Damaris we finally attended a concert from the Osnabrück Symphony Orchestra. The discovery that our city, with less than 150,000 inhabitants, has its own orchestra was a surprise.
When we arrived at the auditorium, after spending almost 12 hours in the university (amongst which there were three hours of an intensive accounting class in German) I wondered if it was a good decision to attend the concert. However when our group was completed and the public began to get in the hall my fatigue turn into curiosity. Concerts always produce a very particular feeling in my body, an enthusiasm that I can’t precisely describe.
However, once we sat down in silence waiting for the music to start and even after the music broke the silence with the powerful roar of tuning instruments, my enthusiasm faded in a flurry of thoughts. Suddenly, my mind left the auditorium and the music became a distant voice. For several minutes I was swinging between the past and the future, remembering and predicting, longing and fearing, analyzing and judging. In short intervals my mind came back to the place and I listened to some of the music and watched the performers… I wondered if the director would be a nice guy, if the musicians would be happy working there … I wondered, I thought.
Happily I was able to observe myself for a moment and thus awake. I realized that my hyperactive mind was stealing that moment, I noticed that because of being thinking I was missing the beauty of the moment. I certainly had not gone to this concert to think but to listen to music, so using my most sincere intention and overcoming any trace of shame, I closed my eyes and started to listen with all my being.
The beauty of the music unfolded in front of me and my face broke into a smile. For the first time my only task was to receive the waves from the instruments and to let my spirit be lulled by the sounds, sometimes sweet, sometimes wild, but always magic. All of a sudden, hunger and sleep completely disappeared and were replaced by a feeling of completeness, for such an appreciation of the moment that blended with the feeling that there were no better music than that and no better company than the people I had around. The feeling that it does not exist in the universe a better way to spend this instant than being here and that there’s no better moment than now.

Advertisements

Giving up intelligence and welcoming innocence

Standard

Just a few days ago I realized how tired I am of words and language, and specially of trying to be intelligent. Then I decided from the bottom of my heart, as I did when I was 18 yrs, that I want to be a little fool. After a week trying this new “foolishness” I came upon this text, which describes perfectly the wish of my heart and encourages me to keep pursuing this path. I thought you may find value in reading it.

We all came into this world gifted with innocence, but gradually, as we became more intelligent, we lost our innocence. We were born with silence, and as we grew up, we lost the silence and were filled with words. We lived in our hearts, and as time passed, we moved into our heads. Now the reversal of this journey is enlightenment. It is the journey from head back to the heart, from words, back to silence; getting back to our innocence in spite of our intelligence. Although very simple, this is a great achievement. Knowledge should lead you to that beautiful point of “I don’t know.”

The purpose of knowledge is ignorance. The completion of knowledge will lead you to amazement and wonder. It makes you aware of this existence. Mysteries are to be lived, not understood. One can live life so fully in its completeness, in its totality. Enlightenment is that state of being so mature and unshakable by any circumstance. Come what may, nothing can rob the smile from your heart. Not identifying with limited boundaries and feeling “all that  exists in this universe belongs to me,” this is enlightenment. Enlightenment is that state of being so mature and unshakable by any circumstance. Come what may, nothing can rob the smile from your heart.

Unenlightenment is easy to define. It is limiting yourself by saying, “I  belong to this particular place,” or “I am from that culture.” It’s like children saying, “My dad is better than your dad,” or “My toy is better than your toy.” I think most people around the world are stuck in that mental age group. Just the toys have changed. Adults say, “My  country is better than your country.” A Christian will say, “The Bible is truth,” and a Hindu will say, “The Vedas are truth. They are very ancient.” Muslims will say, “The Koran is the last word of God.” We attribute glory to something just because we are from that culture, not for what it is. If one could take credit for all that exists throughout the ages and feel as though “it belongs to me,” then that is maturity. “This is my wealth because I belong to the Divine.”

The Divine, according to time and space, gave different knowledge in  different places. One becomes the knower of the whole universe and sees that, “all the beautiful flowers are all from my garden.” The whole evolution of man is from being somebody to being nobody, and from being nobody to being everybody. Have you observed that young children have that sense of belonging, that oneness, that innocence? As we grew up we lost that innocence and became more cunning. The innocence of an ignorant man has no value, and the cunningness of an intelligent man also has no value. Enlightenment is a rare combination of innocence and intelligence, with words to express and, at the same time, being very silent. In that state, the mind is fully in the present moment. Whatever is necessary is revealed to you in such a natural and spontaneous way. You just sit and the song flows through you.

Sri Sri Ravi Shankar

Source: http://myads.org/journal/srisri01.html

Diseño de vida

Standard

Cuando estuve en el Jagriti Yatra, un evento de 18 días con 450 personas, todos los días conocía nuevas personas y tenía que responder las preguntas de rigor: ¿cómo te llamas?, ¿de dónde eres?, ¿qué haces?, ¿cómo llegaste al Jagriti Yatra?.
Sin embargo después de tres días respondiendo lo mismo, ya nadie quería repetir más la misma historia. Recuerdo que entonces le dije a mi recién conocida amiga Julie, que tenía una nueva respuesta …
¿Cómo te llamas?: Ana, ¿De dónde eres?: de la tierra, ¿Qué haces?: diseño mi vida.

Desde entonces he reflexionado un poco acerca del concepto de diseñar mi vida. Y aunque en ese momento de algún modo lo dije en broma, ahora pienso que es verdad, y que eso es lo que estoy haciendo ahora mismo.

Hoy en día nadie duda de la necesidad del diseño en cualquier proyecto, de la inyección de creatividad, de la importancia de la diferenciación que sólo este permite, entre otras razones. Todo, absolutamente todo lo que se mueve hoy en el mercado ha pasado en algún punto por una fase de diseño. La época de los productos únicamente funcionales, los productos genéricos, los productos sin marca, es algo que prácticamente ya sólo vemos en las películas de la guerra fría.

Sin embargo, en ocasiones me pregunto por qué esta necesidad de diferenciación, de creatividad, de belleza, de calidad, que nos parece fundamental en los productos que consumimos, no nos parece igual de importante en la vida que vivimos.

¿Por qué seguimos viviendo vidas que en ocasiones parecen sacadas de una fotocopiadora, fotocopias de otra fotocopia que en algún lado nos instalaron como la vida ideal? ¿Por qué seguimos viviendo vidas funcionales pero con ni siquiera la más mínima dosis de belleza y estética?.

Con frecuencia creemos satisfacer esta necesidad de belleza, de autenticidad, haciéndonos un lindo tatuaje, o varios, decorando la casa o comprando un carro más bonito. Pero al final muchos seguimos pasando los días sentados ocho horas frente al computador haciendo cosas que no tienen la más mínima importancia, ni siquiera para nosotros, con la esperanza de que al final del “juego” ganaremos en la suma de puntos.

El mundo en el que nos tocó nacer, ¿o elegimos?, si bien es el más caótico al estar conformado por seis billones de personas, también es el que ofrece a una mayor cantidad de gente la oportunidad de vivir una vida más allá de la supervivencia, para atreverse a perseguir la libertad, la felicidad, la belleza misma, y no simplemente ocuparse de no morir.

Después de pensarlo por un buen tiempo he llegado a la conclusión de que la mayoría de la gente que podría hacerlo no diseña su vida o bien porque no tiene la información adecuada o bien porque es demasiado obediente.

La información, a pesar de estar ahí en internet, pública para todos, suele llegar únicamente a través de redes humanas, de amigos generosos que comparten datos claves. En mi caso personal hubo un episodio memorable. A finales de 2010, después de un día de excesivo trabajo, aún en la oficina a las ocho de la noche, pedimos un domicilio para alimentar el cuerpo antes de continuar con la exagerada jornada de trabajo. Las dos cajitas de Toy Wan eran suficientemente grandes como para convidar a un tercero que oíamos teclear en alguno de los tres pisos. Nicolás Martín se unió a la cena y por primera vez cruzamos palabras más allá de lo laboral. Le contamos de nuestro sueño loco de recorrer el mundo en bicicleta, de la necesidad de dejar ese sedentarismo enfermizo. Entonces él no sólo nos habló de sus muchos amigos que ya están haciendo realidad nuestro sueño, que llevan varios años cargando su vida en una pequeña maleta y dejándose empujar por el viento; también nos compartió un libro que resume los pasos para construir una vida en la que el trabajo sólo toma 4 horas a la semana y se puede realizar desde cualquier lugar del mundo.

El libro sólo empecé a leerlo en Febrero de 2011. Si bien tiene algunas opiniones y mecanismos cuestionables, así como un inconfundible tono de best-seller “gringo”, The four hour work-week me permitió acceder a una información que definitivamente no tenía, y sobre todo a un universo de posibilidades que antes no veía. A ese breve texto debemos en gran parte la determinación a cambiar de locación y a dejar de vivir para trabajar.

Por otro lado quizás hay que tener una pizca de rebeldía en las venas para decidirse a inyectarle belleza a la vida, para decirle no a estar sentado ocho horas o más detrás de un computador, para decirle no a dedicarle el tiempo que nos es dado cada día a hacer cosas irrelevantes, para decirle no a las formas convencionales de vivir, para elegir no comprarse una casa, para irse a vivir a la isla que siempre soñó, para escribir cuentos, para decir no quiero estudiar más, para irse a aprender inglés a la India a los 52 años… para decir no necesito tu aprobación.

Mi atardecer

Standard

Hoy se me fue el día entre rutinas y novedades, alistando un trasteo, leyendo, comiendo, confundiéndome con la generosa presencia de la luz. Desde temprano decidí que saldría a correr antes de que oscureciera. Cuando abrí la puerta aún estaba el cielo claro y se percibían los rayos de sol a lo lejos. Me costaba creer que el reloj marcara las 20 horas.
Empecé a recorrer nuestra manzana. Estas pocas cuadras que aguardan la memoria y la promesa de las uvas, del maíz, de las flores que la tierra nos regalará en el verano y aún después. Me preguntaba cómo será este paisaje en un mes, cómo sería la foto de este terreno hoy negro y agujereado, pero en esencia fertil y listo para florecer. Por primera vez sentí que extrañaría este pueblito. Extrañaría ese relativo silencio que eventualmente es roto por un carro acelerando a varios kilómetros de distancia, o por la explosión de pájaros que está trayendo la primavera.
Nunca hubiera imaginado que llegaría a gustarme tanto la vida en el campo, pero sobre todo nunca imaginé que lograría prescindir de la agitada vida de la ciudad, de la interacción con muchas personas, de los eventos y actividades, para sentirme feliz, para ser feliz.
Entonces completé mis tres vueltas del día y me refugié frente a un pequeño kiosko para estirar un poco. Los rayos de sol ya eran sólo una sombra naranja sobre los árboles pelados en el fondo del panorama. Mientras estiraba suavemente esperando que mi pulso se normalizara un acordeón en la distancia reemplazó intempestivamente el canto del viento. Realmente no sabía de donde podía provenir el sonido de un acordeón en ese momento. Y creo que no era la única, porque de los balcones a mi espalda salieron vecinos a mirar. Tal vez ellos sí podían ver quien era el autor de ese oportuno canto al atardecer. Una melodía básica, una sucesión alternada de tónica, dominante y subdominante, interpretadas lentamente con la distintiva profundidad de un acordeón que aspira y expira con toda su capacidad, daba un majestuoso aire al instante.

Me acomodé sobre las rodillas, puse mis manos en el ombligo y empecé a respirar. Tres series de diez, tres series de veinte, tres entonaciones, y tres rondas más. De repente me sorprendí sonriendo, con una sonrisa inevitable.
Terminadas las series me acosté sobre el pasto, contemplé la felicidad que estaba dentro de mí, seguí sonriendo, sentía el ligero movimiento del viento sobre mi cuerpo, sentía la perfección del clima primaveral, suspiré.
Entonces abrí mis ojos y encontré un lienzo infinito, suficientemente claro para ser llamado azul y suficientemente oscuro para permitir brillar las estrellas y la luna menguante. Por un instante dudé si efectivamente había abierto los ojos o si seguía absorta en mi contemplación interior, confundí si ese cielo estrellado estaba afuera de mí o dentro de mí, o si éramos lo mismo, uno solo.

Tiempos Muertos

Standard

He de decir que valoro mucho los tiempos muertos, las esperas cómodas. Recuerdo que algunas de las mejores ideas y proyectos que he tenido en la vida nacieron mientras esperaba a alguien en un Juan Valdez, en un hueco de dos horas entre una cita y otra, o en una escala de siete horas en Charles de Gaulle.

Valoro el tiempo a solas, sin entretenimientos, sin escapatoria, el tiempo que me obliga a mirar para adentro, ver lo que hay y dejarlo salir. Esa es una buena razón para no tener un iPad. Aunque sí me gustaría tener los caracteres tipeados de una vez, para que vivan fuera del papel.

Miedo a la Paz

Standard

El día de mi cumpleaños siguiendo la tradición alemana horneé una torta y la llevé a mi clase de alemán para compartirla con el grupo. Esa fue la primera torta que hice, era de coco y limón, y al parecer les gustó. Mientras nos la comíamos el profesor me preguntó cuáles eran mis deseos para este año. Yo le dije que quería tener paz interior, aprender alemán y aprender a hacer muy buenos pasteles y otras delicias.

Les pareció curiosa la idea de la paz interior. La verdad es que a mí también. No sé muy bien de donde vino la idea, no sé muy bien qué entiendo yo por paz interior, pero en fin, eso es lo que quiero tener.

Por estos días llegó a mis manos un pequeño libro sobre el miedo y el amor. Se llama “Love is letting go of fear” . Es un libro excesivamente corto, que contiene en cada una de las páginas por lo menos cinco ideas principales que podría tomar una vida entera descubrir. Una de las primeras ideas dice algo así como: “la paz de la mente es nuestra meta principal”. En ese punto detuve mi lectura por un buen tiempo. De esa pequeña frase se descolgó una conversación de casi dos horas con Camilo acerca de la paz interior.

“¿Estás segura de que esa es tu meta?”, me dijo él. La verdad es que no lo sé. No lo sé porque aunque me atrae profunda e irracionalmente la idea de tener paz en mi mente, me da un miedo igual o más grande porque tengo la idea inconsciente de que la paz interior significa aburrimiento. Y yo no quiero aburrirme. ¿Acaso le tengo miedo también al aburrimiento?

En una chispa de iluminación Camilo dijo algo muy interesante. Puede ser que la gente compense su mundo interior con su mundo exterior. Hay personas que tienen mil pensamientos por segundo, una gran necesidad de actividades, gente y diversión, y usualmente viven en ciudades agitadas. Hay personas que viven en ciudades bohemias, intelectuales y culturales, y usualmente tienen un mundo interior lleno de discursos, críticas e ideas. Hay gente que vive en pueblos pequeños en cercanía de ciudades pequeñas rodeados de naturaleza y con muy poca diversion a la mano más que hacer música o pasteles en un subterráneo. Y esta gente, sabiéndolo o no, está buscando y empezando a conocer su paz interior. Esta es una cuestión del estilo huevo o gallina. ¿Qué fue primero el mundo exterior o el mundo interior? La verdad no lo sé, pero sí estoy convencida de que entre los dos se equilibran y por eso lograr una mente en paz en medio del caos de Bogotá es un gran reto que muy pocos logran.

Así que consciente o no he empezado mi camino hacia la paz de mi mente, dejando Bogotá, dejando mi familia, dejando un poco el deber ser, la apremiante persecución del éxito, etc. No sé si vaya a dejarlos por siempre, pero sí sé que en este momento quiero experimentar paz en mi mente, quiero conocer cuán feliz puedo ser, vivir en el paraíso por un tiempo y ver que pasa.